Inicio Opinión Transición energética

Transición energética

113
0

El mundo ya sufre demasiadas divisiones, entre ricos y pobres, y entre aquellos que tienen acceso a las últimas tecnologías y los que no lo tienen. La transición energética no debe crear nuevas divisiones y profundizar las existentes. 

Por: Luis Elquis Diaz

Toda la evidencia apunta en una dirección: los países del mundo deben acelerar urgentemente sus transiciones hacia las energías limpias. Esto es fundamental para evitar los peores efectos del cambio climático y para construir un futuro más saludable y próspero en el que todos tengan acceso a suministros de energías sostenibles y asequibles.
A medida que aumentan tecnologías como la energía solar, eólica, vehículos eléctricos y eficiencia energética, que afianzarán las economías del futuro, también se debe conectar a los cientos de millones de personas que ahora carecen de acceso a la electricidad (según la agencia Mundial de Energía, 759 millones de personas aún viven sin electricidad, y aproximadamente la mitad de ellas viven en entornos frágiles y afectados por conflictos), y eso proporciona opciones más limpias para esa población que aún  depende de combustibles contaminantes para cocinar a diario, con un gran riesgo para su salud. 
Hay muchos otros beneficios: las inversiones necesarias para instalar turbinas eólicas y paneles solares, actualizar las redes eléctricas y desarrollar nuevas tecnologías crearán millones de puestos de trabajo.

El mundo ya sufre demasiadas divisiones, entre ricos y pobres, y entre aquellos que tienen acceso a las últimas tecnologías y los que no lo tienen. La transición energética no debe crear nuevas divisiones y profundizar las existentes. La mayor parte del crecimiento de las emisiones globales de carbono en las próximas décadas provendrá de las economías emergentes y en desarrollo a medida que crecen, se industrializan y urbanizan. El desafío colectivo al que se enfrenta el mundo es permitir que estas economías hagan estas cosas sin seguir el camino de alto contenido de carbono tomado por otras en el pasado.


Un problema importante se está convirtiendo en una falla crítica en las transiciones globales de energía limpia. Las tendencias recientes en el gasto en energía limpia apuntan a una brecha cada vez mayor entre las economías avanzadas y el mundo en desarrollo, a pesar de que las reducciones de emisiones son mucho más rentables en este último, donde evitar una tonelada de emisiones de CO2 normalmente cuesta aproximadamente la mitad que en los países desarrollados. Las economías emergentes y en desarrollo representan actualmente dos tercios de la población mundial, pero solo una quinta parte de la inversión mundial en energía limpia y una décima parte de la riqueza financiera mundial.

Al mismo tiempo, los efectos dañinos de la crisis del covid-19 duran más en muchas partes del mundo en desarrollo: la depresión económica es más profunda y la capacidad para impulsar una recuperación sostenible es limitada. Si bien no hay escasez global de capital, no llega a los países y sectores donde más se necesita.


Ha llegado el momento de emprender acciones colectivas audaces para globalizar la ampliación de la energía limpia. El futuro de nuestro planeta depende de enfrentar este desafío y evitar fracturas profundas en los esfuerzos globales para abordar el cambio climático. Ese es uno de los mensajes clave del nuevo informe desarrollado por la Agencia Internacional de Energía (AIE), Financiamiento de las transiciones de energía limpia en economías emergentes y en desarrollo, producido en colaboración con el Foro Económico Mundial (WEF) y el Banco Mundial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí