Inicio Opinión Hasta los NAZIS se volvieron «CENTRO»

Hasta los NAZIS se volvieron «CENTRO»

91
0

Por: @Ferley Henao Ospina

Está tan desacreditada la derecha colombiana que, hasta los más ultraderechistas, los neonazis y hasta los nazis, que aún existen y están aquí, decidieron declararse de “CENTRO”.

Pero, ¿qué es centro? Centro es el punto exacto en el que se ubican los que están dedicados a servirle a los mezquinos intereses de los más ricos, pero invocando el voto de los más pobres. La conducta que los distingue es la de Tibios, “no soy de aquí, ni soy de allá”.

Desde el mismo comienzo de esta carrera por la presidencia 2022 está establecido que el tal centro, es decir, la “Coalición sin esperanza” es una pantomima para conseguir que Fajardo sea el candidato de esa tendencia, pero que, si llegase a surgir algún inconveniente, el plan “B” tenía que ser Gaviria, debidamente anunciado desde el comienzo por los promotores de ese remedo de centro, asunto que viene sucediendo sin respeto por ninguna norma electoral y quebrantando la democracia sin ningún pudor.

En esa coalición aparecieron en primera instancia el ungido Fajardo, seguido de los que harían el teatro: Jorge Enrique Robledo, Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo y después Juan Manuel Galán. En todo este melodrama montado por la señora Lozano aparecían como posibles candidatos a competir con Fajardo unos senadores sin ningún perfil, solo para justificar que el Verde estuviera allí desempeñando ese pobre papel.

Pese a que Alianza Verde es el partido que ha hecho todo el desgaste, no había uno solo Verde, hicieron toda clase de trucos para impedir que un Verde que le pueda ganar a Fajardo o a Gaviria esté allí y armaron el truco de un proceso entre Sanguino y Amaya y lo hicieron aparecer ante la opinión pública como que Amaya es el escogido del partido para disputar el cupo en esa coalición, cumpliendo otra farsa más. Hicieron la comedia de una supuesta competencia entre Sanguino y el ex gobernador de Boyacá, simulación que estaba perfectamente cantada, adivinada por las bases que están inclinadas a favor del ex senador y ex gobernador de Nariño, Camilo Romero.

Precisamente a Camilo Romero, le están tratando de cerrar todas las puertas y han violado todas las normas, reglas y principios para evitar que él compita representando a su propio partido, el Verde, porque saben que en cualquier escenario él les gana a todos los de esa coalición, cualquiera que sea su apellido, su abolengo o su parentesco con el señor o los señores que gobiernan en la sombra.

Y está aterrizando en el escenario, este “avión”: Alejandro Gaviria, cuando ya quedó comprobado que Fajardo se desinfló completamente. Para ello montaron una simpática comedia: la supuesta pelea entre Fajardo y Gaviria, solo para llamar la atención, en la que el ungido atribuye a su sucesor el defecto de ser liberal y apoyado por ese partido, como si los colombianos fuéramos una manada de tontos, pues otros liberales ya están en esa coalición, desde el comienzo, Humberto de La Calle y Juan Fernando Cristo y después Juan Manuel Galán. ¡Invéntate otro cuento Fajardo!

“¡Yo soy Garrik!… Cambiadme la receta”.

“si se muere la fe, si huye la calma,

Si solo abrojos nuestra planta pisa,

Lanza a la faz la tempestad del alma,

Un relámpago triste: La sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,

que las vidas son breves mascaradas;

aquí aprendemos a reír con llanto

y también a llorar a carcajadas.

Reír llorando – Juan de Dios Peza.

Ahora, hasta el Centro Democrático con su eterno “avión” piloteando, se declara de centro, en una de las comedias más risibles que nos ha tocado vivir en los últimos tiempos. Solo falta que la Paloma y la Cabal ingresen al partidor de la coalición Fajardo-Gaviria, que se consolida como la “Coalición sin esperanza”.

Cuando estos políticos que siempre han detentado el poder con picardías, trucos y argucias, descubren que el electorado no les está creyendo, optan por moverse con otro de sus cuentos “ya no somos de ultradecha, nazis, torcidos derechosos, ni nada de eso, ahora nos iremos también a ver ballenas. Nos volvemos de CENTRO”.

El pueblo elector, al que estos políticos politiqueros le han mentido, engañado, fingido y hasta falsificado y trampeado, ya no come cuentos. A estos políticos se les olvida que son las bases las que votan y las bases no se van a someter a más engaños.

Ahora, con el partido de Uribe en eso que denominan “Centro” queda perfeccionado en su máxima expresión un “Centro” de ultraderecha o neonazi, uno de los más sobresalientes contrasentidos de todos los tiempos. Claro que Hitler también usó el truco de hacer creer que era de centro (los disfraces del fascismo) y ya sabemos lo que pasó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí